Copy
Ver este email en tu navegador


¡Hola, maja!

Ayer fue 8M y volvimos a encontrarnos en las calles y a gritar que aquí estamos las feministas:

A pesar de todo, nos ha costado escribirte, Maja: lo único que hemos visto estos días son imágenes de edificios destrozados y niños y niñas con maletas en estaciones de ciudades cuyos nombres no conocíamos hasta antes de ayer. No teníamos claro cómo abordar el email de hoy… no queremos –no sabemos– hablar de la guerra, pero tampoco queremos parecer frívolas o hacer como si no existiera. Como decía Carmen Pacheco en su newsletter Flecha, “cualquier cosa que escriba, ya toque el tema o lo ignore, es ridícula e irrelevante”. 

Por eso hemos decidido traerte ocho historias de mujeres que pueden servirnos de inspiración en estos tiempos oscuros, con la esperanza de que en el próximo 8M, desde una nave espacial o el próximo escenario apocalíptico que nos tenga preparado la actualidad, sigamos cantando aquello de “si nos tocan a una, nos tocan a todas”.


Ocho historias de mujeres para el 9M:

 

1. Marie Curie 

Marie Curie fue pionera muchas veces, pero una de nuestras historias favoritas sobre ella es la de las ‘Petit Curie’, una especie de ambulancias con las que consiguió acercar las máquinas de rayos X hasta el frente durante la Primera Guerra Mundial.

Nos parece una fantasía que exista esta foto.


Con la ayuda de la Cruz Roja y la Unión de Mujeres de Francia (sola no puedes, con amigas sí), consiguió equipar una vieja camioneta con un aparato de rayos X portátil. Aprendió a conducir y algo de mecánica para poder repararlo ella misma y se dedicó a recorrer las trincheras con su hija Irène, auxiliando a los soldados heridos. Para poder llegar a más gente, formó a 150 mujeres en cursos de asistente de radiología y para el final de la guerra, cuentan que había 200 puestos de servicio de radiología en los hospitales de campaña y entre 10 y 20 ‘petites Curies’.
 

2. Las Pussy Riot

Las Pussy Riot ya odiaban a Putin antes de que fuera mainstream. Corría el año 2012 cuando el grupo de punk feminista se subió al altar de la catedral de Cristo Salvador en Moscú a cantar Virgen María, líbranos de Putin. Tres de ellas fueron detenidas; Masha y Nadia acabaron pasando dos años en la cárcel.

Durante ese tiempo recibieron el apoyo de numerosos artistas, de Madonna a Ismael Serrano, Amnistía Internacional pidió su liberación y protagonizaron el documental Pussy Riot: una plegaria punk, estrenado en Sundance en 2013. Sus pasamontañas de colores se convirtieron en un icono global, un símbolo de la lucha contra la censura.

Son icónicas hasta sin pasamontañas. ¿La camiseta de No Pasarán? <3


Su tiempo en prisión (obviamente) les pasó factura, pero ni con esas abandonaron su activismo: llamaron al boicot de los Juegos Olímpicos de Sochi nada más salir de la cárcel, crearon un medio de comunicación independiente donde denunciar los abusos del sistema ruso, aparecieron en House of Cards, escribieron este manifiesto, un libro-guía para la desobediencia civil

En diciembre de 2021 dos de ellas fueron declaradas “agentes extranjeros y se lo apropiaron poniéndoselo en la bio de Twitter. Muchas de ellas han tenido que abandonar el país y Masha sigue en libertad vigilada. Lo que no vimos venir es a las Pussy Riots convertidas en crypto-¿pussies? Nadia Toloknó es noticia estos días por haber contribuido a recaudar más de 6 millones de euros en la subasta de un NFT de la bandera de Ucrania. El objetivo era “recaudar fondos para donar a organizaciones civiles ucranianas que ayudan a quienes sufren la guerra que Putin inició en Ucrania”.


3. Manuela la Parrillera

Esta es la historia de una maquis cordobesa. Su nombre no viene de que asara a fachas a la parrilla, más bien es que en su familia eran parrilleros. Tras la victoria franquista, los hombres de la familia de Manuela subieron al monte integrándose en la guerrilla, lo que la llevó a ejercer de enlace. Llevaba víveres e información a los escapados, motivo por el que acabó siendo acosada y torturada por la Guardia Civil en demasiadas ocasiones. Pero Manuela jamás delató a nadie. En el monte parió a un bebé, se hizo fuerte y se ganó un nombre. Sin embargo, la capturaron y no volvió a ser libre hasta 1961, cumplidos los 41 años. Por entonces, se le habían muerto dos hijos, su marido y su padre.

La Parrillera fue popular porque sobrevivió. No se echó al monte por amor, sino por las torturas. Luego, en la cárcel se relacionó con grandes mujeres antifranquistas, como Tomasa Cuevas o Juana Doña. Y, una vez libre, pudo contar sus peripecias" narra Francisco Moreno, historiador. Sin embargo, “perdió la guerra dos veces: por ser republicana y por ser mujer.” Doblemente denostada, pero no por ello olvidada.

“Me ha gustado siempre sentirme libre, y ese sueño de libertad mereció la pena”. Manuela Díaz Cabezas, 2001.


4. Gata Cattana

Y otra cordobesa. Según ella misma, “rapera de noche, poetisa de día, politóloga a ratos”. Cattana se convirtió en uno de los referentes del rap y el feminismo español. Falleció en 2017, con 26 años, cuando más éxito cosechaba (al menos te tiene que sonar eso de "Yo no camelo perfumes de Nina Ricci, soy más de libros de la Silvia Federici"). Desde entonces, su leyenda solo ha crecido. Hasta Mujer Hoy le dedicó un artículo con el peor titular que hemos leído jamás: Gata Cattana: la poeta y rapera andaluza que se adelantó a Rosalía y que tendría que haber triunfado como ella (pero murió antes de tiempo). Gracias, Mujer Hoy. Nos quedamos con artículos como este de Píkara, de hace unos días: «Mientras los raperos que dominaban el hip hop se retaban por ser los jefes del gallinero, Ana Isabel decidió no perpetuar una cultura musical machista. “Decidí no insultar a otras mujeres, ni a mi peor enemiga, con un improperio machista”».

Es de las pocas personas que ha publicado discos y libros póstumos, como Banzai o No vine a ser carne. Pero lo más fuerte de ella es cómo recitaba. Bueno, en realidad, es que ella entera era muy fuerte. Qué ganas tenemos de que se estrene ya el documental Eterna.

que a lo mejor ya no vuelvo,
porque ahora soy terrorista
si estoy sentadita gritando en el suelo» ✊🏻

5. Wangari Maathai

La mujer árbol (se dice que llegó a plantar más de 47 millones en toda África. Yo no sé de dónde sacó el tiempo). Ambientalista, bióloga, veterinaria, activista. Primera mujer africana con un doctorado, primera mujer africana en ser profesora asociada universitaria. Miembro (¿miembra?) de la Asamblea Nacional de Kenia, su país natal. ¿Algún dato más? Pues toma otro: primera mujer en recibir el Premio Nobel de la Paz

Maathai fundó en 1977 el movimiento Cinturón Verde, cuyo objetivo es conservar el medio ambiente y fomentar la igualdad de género. Estuvo cerca de presidir Kenia, tras presentar su candidatura en 1997 en oposición al dictador Daniel arap Moi (en el mandato desde 1978 hasta el 2002), pero días antes de que los comicios se celebraran, su partido retiró la candidatura... Sospechoso. Hoy es una de las referentes del movimiento ecofeminista 🌳💚 De hecho, su lucha sigue. De Sur a Norte, de Este a Oeste, cueste lo que cueste.

Otra mujer a la que han llamado loca, demasiado temperamental, incapaz de controlarse o con mentalidad demasiado fuerte para ser mujer. Puedes visitar el jardín dedicado a esta "demente divorciada" en la Universidad de Pittsburgh.


6. Anita Doinel

El mundo sería un lugar mejor si todas fuéramos como los personajes de sus viñetas. Conocimos a esta ilustradora gracias a nuestra sabia amiga Julia y desde entonces solo podemos pensar en cómo sería tener esa increíble ASERTIVIDAD. Las ilustraciones formarán parte del fanzine Me lo merezco: historias de ternura, sanación y buenos tratos y en ellas trata desde la envidia hasta el ghosting, con un cuidao', unas palabras, ¡una responsabilidad afectiva! que ya quisieran algunxs.

In Spain we call it... utopía


7. Nita

Ana Carmona, alias Nita, fue la primera mujer española en jugar en un equipo de fútbol masculino, cuando estaba prohibidísimo. Al más puro estilo Mulán (pero sin tener que decirle a su jefe “oye que antes me admirabas pero ahora soy mujer entonces está ok que te enamores”), se hizo pasar por hombre en el Vélez CF, un club malagueño, durante los felices años 20. Al principio pensaban que tal vez se tratase de un homosexual o de un prófugo, porque no les cabía en la cabeza que una mujer jugara al fútbol (lo de los gays y prófugos… ya para otra ocasión). 

La pobre Nita murió joven, por culpa de una enfermedad, desterrada por su familia y su pueblo. Estos, cuando se enteraron de que el extraño jugador de fútbol era ella, la mandaron a vivir con unos supuestos familiares, no sin antes ser acusada de alterar el orden público. Pero desde Majas la reivindicamos como auténtica pionera. ¡Ah! La conocimos gracias a Saldremos Mejores ⚽❤️

Referente de mujeres como Alexia Putellas, Vero Boquete o Irene Paredes.


8. Carmen de Burgos

Está considerada la primera reportera de guerra en España, aunque otras fuentes dicen que fue Sofía Casanova. Es igual, el nombre de ambas se borró de la Historia. Pero volvamos a nuestra Carmen. Apodada Colombine, dejó a su marido en 1901 para mudarse a Madrid, donde consiguió una columna diaria en el Diario Universal –también fue la primera periodista en plantilla en un periódico en España. En sus textos hablaba de la situación de los obreros, defendía los derechos de las mujeres y luchaba contra leyes sexistas como la del divorcio (entre sus hazañas está la de fundar el club el Club de los Matrimonios Mal Avenidos: fan).

En 1909 fue la primera española en cubrir una guerra desde las trincheras, la guerra de Melilla, cuyas crónicas se pueden leer en su libro En la guerra. También escribió sobre la Primera Guerra Mundial: la pilló de viaje por Europa con su hija y fue acusada de ser una espía rusa (al contrario que las Pussy Riots).

Carmen era una cachonda: usó el pseudónimo Perico el de los palotes para firmar las reseñas literarias que escribía en el Heraldo de Madrid.
 

El relevo de Carmen de Burgos lo han tomado, entre otras, las mujeres que están cubriendo ahora mismo la guerra de Ucrania. Periodistas como María Sahuquillo, Patricia Simón o Nùria Garrido que, además de informar sobre el conflicto, comparte cosas que normalmente no se cuentan sobre el reporterismo de guerra en su Twitter, como el cansancio extremo o:

Otro ejemplo a seguir es el de la experimentada reportera argentina Elisabetta Piqué, harta de mansplaining. ¿Veis como nos sigue haciendo falta feminismo?


Maja, miscelánea para la resaca feminista:

  • 🧁 Una web: All vulvas are beautiful. Te sonará porque la descubre Aimee en Sex Education y se pone a hornear a lo loco. ¡Pues la web existe!

  • 🤖 Un LEGO: Las Spice Girls se estrenan con sus propias piezas.

  • 💡 Una estrategia: Puedes participar en la elaboración de la estrategia estatal contra las violencias machistas hasta el 20 de marzo.

  • ▶️ Un vídeo de youtuber: Media horita para entender toda la estética de Rosalía, de Julieta Wibel.

  • 📚 Unos libros: los de la Bilbioteca digital feminista de libre acceso.

  • 🚩 Un bot: @PayGapApp responde a las empresas que cuelgan contenido sobre el Día de la Mujer con su brecha salarial de género.

La mejor pancarta de la mani: “Vivir sin rabia también es un privilegio” Ojalá todo el día pensando en altramuces y gilipolleces y Louis Ck. Ligerita, fresquita. Con lo divertidísima que soy encima.

– Isabel Calderón (@IsaCalderonPB)

Y nos vamos ya, con el mejor cántico del 8M: 🎶 Beso en la boca es cosa del pasado, la moda ahora es TUMBAR EL PATRIARCADO!!
¡Nos leemos en dos semanas, Maja!

Si alguien te ha reenviado esta newsletter tan maja y quieres suscribirte, puedes hacerlo a través de este enlace. Si nos quieres contar algo, decirnos qué te parecen nuestros divagamientos o simplemente saludar, puedes escribirnos a majasnewsletter@gmail.com. 
✉️ Y si te has dejado alguna Majas sin leer, puedes revisarlas todas aquí.
Comparte Comparte
Tuitea Tuitea
Copyright © 2022 Majas, todos los derechos reservados. Claro que sí.


¿Quieres dejar de recibir este precioso email?
Puedes actualizar tus preferencias o darte de baja aquí. Ya te arrepentirás.
Email Marketing Powered by Mailchimp