Copy
View this email in your browser

GACETILLA DE PRENSA – Abril 2014


Alimentación para la prevención de enfermedades crónicas y la promoción de la salud
7 de abril: Día Mundial de la Salud

 
 

En las últimas décadas se han registrado grandes cambios en los hábitos alimentarios y el modo de vida en respuesta a la industrialización, la urbanización, el desarrollo económico y la globalización de los mercados. De acuerdo a lo informado por el Ministerio de Salud, las enfermedades cardiovasculares y tumores conforman las principales causas de muerte en la Argentina. Estas enfermedades, incluidas dentro del grupo denominado Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), se relacionan fuertemente con el estilo de vida de las personas que las padecen, tales como tabaquismo, sedentarismo y alimentación inadecuada.
 
A la hora de prevenir enfermedades y promover la salud, la alimentación cobra protagonismo. Las investigaciones científicas actuales sostienen que:
 
* El consumo diario de frutas y verduras colabora en la prevención del cáncer y demás enfermedades crónicas.
* La dieta mediterránea, que incluye principalmente el consumo de pescado, frutos secos, legumbres y aceite de oliva, ha demostrado ser protectora frente a las enfermedades cardiovasculares.
* La dieta DASH, rica en vegetales y con bajo aporte de sodio, es de utilidad tanto en la prevención como en el tratamiento de la hipertensión arterial.
* El consumo diario de productos lácteos en combinación con la actividad física regular colaboran en la prevención de la osteoporosis desde edades tempranas.
 
Según un reciente informe de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la Argentina tiene el tercer porcentaje más alto de obesidad de Latinoamérica, con el 29,4 por ciento, detrás de México y Venezuela.
 
La obesidad, así como las demás ECNT, son un gran desafío de salud para nuestro país. Actualmente, desde el Ministerio de Salud de la Nación, se llevan a cabo diversos programas para disminuir el contenido de sodio y grasas trans de los alimentos industrializados y mejorar así su calidad nutricional.
 
La combinación de cuatro cambios saludables en el estilo de vida como lo son el mantenimiento de un peso saludable, la práctica regular de ejercicio físico, una alimentación adecuada y el abandono del tabaquismo, estaría asociado a una reducción de hasta un 80% en el riesgo de desarrollar las enfermedades crónicas más prevalentes.
 
Para la prevención de ECNT los nutricionistas recomendamos realizar una alimentación variada que incluya todos los grupos de alimentos en cantidad suficiente para mantener un peso saludable; destacando el consumo de vegetales, la moderación y selección de grasas, la reducción de la ingesta de azúcares y sal. No menos importante es distribuir nuestra alimentación diaria en por lo menos 4 comidas principales.  
 
Desde AADYND consideramos que la incorporación gradual y sostenida de cambios positivos en la alimentación, con el asesoramiento de un licenciado en nutrición, sumados a modificaciones saludables en los hábitos de vida pueden lograr un impacto considerable en la mejora de la salud y bienestar general, tanto a nivel individual como poblacional.

Lic. Mariana Patrón Farias
Colaboradora del Comité de Prensa AADYND                 

 

 

Copyright © 2014 AADYND, All rights reserved.


unsubscribe from this list    update subscription preferences 

Email Marketing Powered by Mailchimp