Copy

COMUNICADO DE PRENSA  Agosto 2013
En el mes del Día del Niño:

“CONSEJOS PARA  MEJORAR LA ALIMENTACIÓN DE LOS NIÑOS”


 

Cuidar la alimentación es importante a toda edad, pero es fundamental en los niños ya que de ello dependerá buena parte de su futuro. Es misión de la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas Dietistas (AADYND) educar a la comunidad en la elección de una alimentación saludable.
 
Las Guías Alimentarias para la Población Argentina, sugieren que los niños consuman a diario 3 tazas de leche (o sus reemplazos en yogur o queso), 5 porciones del grupo de frutas y verduras y 1 porción de carnes rojas o blancas magras, añadiendo 3 a 4 huevos por semana. Se agregan a este listado los cereales (prefiriendo los integrales y fortificados cuando sea posible), legumbres y moderada cantidad de aceites de buena calidad preferentemente crudos, limitando las frituras a 1 a 2 veces por semana. Es bueno agregar 1 puñado de frutas secas ó de semillas 2 veces por semana. Se deben evitar los excesos de azúcar y de sal.
 
Es recomendable que los chicos coman variado y habituarlos a realizar las 4 comidas básicas diarias, agregando 1 a 2 colaciones compuestas, por ejemplo, por frutas frescas o secas, yogur, licuados. Es importante inculcarles el hábito de beber agua y de evitar el exceso tanto de gaseosas como de golosinas.
 
Para lograr estos objetivos,  la AADYND sugiere:
* Reservar el tiempo suficiente para desayunar en familia, compartiendo una taza de leche con tostadas untadas con queso blanco ó bien yogur mezclado con frutas  y cereales. Las opciones para quienes aseguran “no tolerar nada sólido por la mañana” pueden ir desde un vaso de leche chocolatada a un yogur bebible, hasta tanto se forme el hábito de desayunar.
 
* No forzar a los niños para que coman cuando aseguran estar satisfechos ya que pueden perder el registro de la saciedad. De todos modos, es preciso asegurar que cubran la cuota de alimentos protectores ya mencionados. Ante dudas sobre este punto, se deberá realizar una consulta con el profesional.
 
* Es bueno reemplazar las gaseosas que muchos niños toman por licuados de banana con leche o de frutillas con yogur, por ejemplo. Son también un buen recurso para que los más reacios incorporen la merienda.
 
* Para que acepten nuevos alimentos, es necesario recurrir a la creatividad. Si bien no hay fórmulas infalibles, la presentación es muy importante para que los pequeños adopten un plato. Una forma es decorar con verduras, como por ejemplo con zanahorias mini ó torneadas, rositas de tomate, manojos de chauchas en juliana. Otra opción es preparar los vegetales en forma vistosa, como las canastitas de papa duquesa mezcladas con un vegetal de color, rellenas con alimentos que ya les gusten (arvejas, carne o quesos).
 
* Los budines individuales preparados con capas de vegetales de distintos colores mezclados con huevo, salsa blanca y quesos pueden ser útiles a la hora de acaparar la atención de los pequeños sobre alimentos novedosos.
 
* Una estrategia interesante es que los chicos acompañen a sus padres a comprar alimentos, que participen de su elección y luego aprendan a cocinarlos.
 
* Los sándwiches, tan estimados por los niños, pueden ser opciones saludables siempre que se los prepare con inteligencia. Lo ideal sería reemplazar los fiambres grasos por fetas de carne de vaca magra ó pollo (sin piel) asados ó hervidos, ó por jamón natural ó pastrón desgrasados, con el agregado de rodajas de tomates, cebollas, pepinos y lechuga.  También se puede añadir queso y huevo duro. Tendrán más vitaminas y minerales, así como menos grasas y calorías.
 
 * Para hacer más nutritivos los platos, lo ideal es incluir alimentos de distintos grupos. Ejemplo de ellos son los canelones rellenos con carne, verduras y ricota cubiertos con salsa blanca y queso. También son útiles los tomates rellenos con arroz, atún, arvejas y un poco de mayonesa liviana. Una tercera opción es enriquecer las pastas ó el arroz con vegetales, trocitos de carnes asadas ó de pescado cocido, salsas y queso.
 
* Agregar a los guisos de porotos o de lentejas unos daditos de carne  ayudará a aumentar la absorción del hierro contenido en las legumbres. La incorporación de tomate ó de perejil fresco (al finalizar la cocción), o elegir una fruta cítrica o kiwi de postre, potenciará aún más esta acción, por su contenido en vitamina C.
 
 
Demostremos a los niños que no pueden vivir a base de snacks, papas fritas o golosinas y que la prevención de las “enfermedades de grandes” comienza en la infancia. Y para ello ¡nada mejor que educar con el buen ejemplo de los mayores!

 

Lic. Viviana Wons
Comité de Prensa AADYND
Asociación Argentina de Nutricionistas
prensa@aadynd.org.ar

 
 

Copyright © *2013 Aadynd, All rights reserved.
Our mailing address is:
www.aadynd.org.ar