Copy

COMUNICADO DE PRENSA Noviembre 2013

20 DE NOVIEMBRE: DÍA INTERNACIONAL DE LA INFANCIA

El 20 de noviembre marca la fecha en que la Asamblea General de Naciones Unidas aprobó la Declaración de los Derechos del Niño (año 1959) y la Convención sobre los Derechos del Niño (año 1989)
Entre sus artículos, se menciona el derecho de los niños a tener una alimentación, vivienda y atención médica adecuada, así como también a poder desarrollarse física, mental, social, moral y espiritualmente con libertad y dignidad.                           
El derecho a la alimentación implica que cada hombre, mujer y niño pueda contar con una alimentación suficiente y accesible. Además, la llegada a los alimentos debe ser estable, duradera y garantizar condiciones de salubridad.
La alimentación del recién nacido comienza con la  lactancia materna, que es un derecho de la madre, constituyendo también un componente fundamental del derecho de los niños a la alimentación adecuada. El derecho a amamantar goza de protección constitucional ya que la mayoría de los estados del mundo lo respeta y protege. La alimentación complementaria, es decir la introducción de otros alimentos diferentes a la leche materna, debe iniciarse oportunamente a un ritmo adecuado a partir del 6º mes de vida para satisfacer las demandas del crecimiento.                                                 
Los factores ambientales, económicos, sociales y culturales influyen en la ingesta y en la conducta alimentaria. Tanto la capacidad de compra de las familias como su conocimiento sobre alimentación tienen injerencia en la selección de alimentos, en su disponibilidad y en el consumo, lo que puede llevar a que los niños padezcan distintos tipos de malnutrición. Estos pueden comprender desde la carencia de nutrientes y desnutrición hasta problemas por sobrealimentación, como  la obesidad, que predispone al desarrollo de enfermedades crónicas no transmisibles. En estos casos el derecho a una alimentación de buena calidad nutricional para los niños no está garantizado ya que ellos no tienen completa responsabilidad en la elección de alimentos más saludables.
La asociación entre publicidad y consumo de alimentos ha cobrado una importante dimensión en la forma de alimentarse de muchos niños, acarreando, en ocasiones, un impacto negativo en los pequeños. Sin embargo, cabe destacar que la publicidad bien orientada ha demostrado que puede ser una excelente herramienta para garantizar una mejor alimentación.
La familia ocupa un rol crítico en la educación alimentaria, ya que agrega valor cultural y transmisión de valores. Por otro lado, la escuela juega un papel fundamental en la comunicación de mensajes educativos, sociales y culturales referentes a la alimentación.
A pesar de las declaraciones y las normativas vigentes, se siguen violando diariamente los derechos de los niños en muchos países. Por este motivo es importante que los Organismos  Públicos, Privados y la sociedad misma aúnen esfuerzos en la lucha para que estos derechos se conviertan en una realidad.
AADYND se suma a este compromiso de promoción de la salud, brindando capacitación y actualización constante a profesionales, difundiendo mensajes nutricionales adecuados e impulsando iniciativas relacionadas con la seguridad alimentaria y nutricional para la población, con especial dedicación a los niños. 

Lic . Brett Cecilia  MN:  2374  
Lic. Juliana Ottogalli  MN:  3944
Miembros de AADYND

 
Revisado por el Comité de Prensa de AADYND
Asociación Argentina de Nutricionistas