Copy
View this email in your browser
                                   COMUNICADO DE PRENSA – Diciembre 2013
                                En las fiestas es posible comer saludablemente
 
La celebración de las fiestas de fin de año está ligada a la tradición de reunirse, pero también a comer más de la cuenta, especialmente alimentos muy energéticos.
Con el objeto de disfrutar de las reuniones y las comidas compartidas, pero evitando los excesos, la AADYND ofrece una serie de consejos útiles para hacer posible este propósito:
 
  • Mantener el orden en las comidas, tanto durante el día del festejo como los días sucesivos. Es recomendable realizar una merienda (o al menos una colación) antes de sentarse a la cena para reducir las probabilidades de sobrepasarse en la comida. Algunas ideas para la tarde son un yogur descremado con cereales o un jugo de naranja con un sándwich de pan integral con queso y tomate.
  • A la hora de elegir frente a una variedad de platos, seleccionar aquellos que más le gustan y moderar el tamaño de las porciones. Muchas veces, por el simple hecho de querer probar de todo un poco, sobrevienen los excesos.
  • Esta es una buena oportunidad para practicar recetas de cocina ricas y livianas, como las elaboradas a base de carnes (cortes magros de vaca o de cerdo, aves sin piel, o bien pescados de todo tipo). Éstas pueden acompañarse con salsas ligeras preparadas con menos mayonesa o crema, y en su lugar utilizar queso blanco, leche o mayonesas light. Una variante rápida y light del Vithel Tonné tradicional es cubrir las rodajas de peceto hervido y frío con una salsa preparada mezclando queso blanco descremado con mayonesa light, mostaza, atún al natural, poca cantidad de anchoas envasadas (previamente enjuagadas y desmenuzadas) y un chorrito de vinagre blanco.
  • Otros platos aptos para formar parte de la mesa fría son el matambre casero desgrasado, tomates rellenos con jardinera y mayonesa light, piononos rellenos con verduras y queso tipo máquina o bien torre de panqueques que incluyan palmitos, morrones, tomates y albahaca fresca. Otra idea es presentar los fiambres en brochettes, ya que de esta forma se mide mejor la porción a consumir. Prepararlos intercalando tomates cherries con cebollitas en vinagre o pickles, queso mozzarella, aceitunas, ananá, melón, dados de jamón cocido natural, entre otras opciones. También se puede ofrecer una versión más “vegetariana” con vegetales grillados (cebollas, morrones, berenjenas).
  • Es beneficioso sumar vegetales a los platos para tornarlos más saludables. Es útil servir ensaladas variadas para acompañar las carnes ya que brindan color a la mesa navideña y permiten disfrutar de las comidas evitando la sensación de restricción alimentaria. Pueden condimentarse con aceite de oliva o canola, aceto balsámico o limón, mayonesa light y sal en cantidades moderadas.
  • Es importante comer más lentamente. Las celebraciones suelen ser largas, y comer apurado probablemente lleve a repetir las porciones.
  • Incluir frutas de estación dentro de los postres. Si bien las opciones más livianas son las ensaladas de frutas, las frutillas o cerezas frescas, las brochettes de frutas y los duraznos en almíbar, es posible acompañarlos en estos festejos con un poco de helado, un copete de crema o, incluso, un poco de chocolate para bañarlos. Otra opción es la repostería con frutas, como alguna pequeña porción de strudel de manzanas.
  • Elegir bebidas sin azúcar como agua, soda, gaseosas light y jugos de frutas naturales. Es importante mantenerse bien hidratado, sobre todo en días calurosos.
  • Moderar la ingesta de alcohol. El consumo controlado de bebidas alcohólicas (1 a 2 medidas estándar) puede formar parte del disfrute de las fiestas, pero su exceso suele producir consecuencias no gratas (entre estas, la pérdida del control alimentario y el posterior aumento de peso). Además, siempre es bueno recordar que se debe evitar beber si se va a conducir.
  • Controlar las porciones de pan dulce, budines, turrones, garrapiñadas y chocolates. Usar un plato chico o compotera para poder medir lo que se consumirá.
  • Recordar que las frutas secas (almendras, castañas, nueces, avellanas) son alimentos que pueden incluirse dentro del menú de todo el año ya que aportan grasas saludables, debiendo únicamente controlar las porciones. Se sugiere consumir un puñadito unas 2 veces por semana o agregarlas en postres.
  • Luego de cenar, una excelente posibilidad para continuar con la celebración es entrar en movimiento: bailar, organizar juegos en familia. Reír y divertirse también es un hábito saludable.
  • Es bueno retornar a las comidas habituales tras los festejos. Se debe evitar continuar consumiendo los sobrantes de las comidas servidas durante las fiestas por varios días. Se desaconsejan totalmente las restricciones alimentarias post-festejos (como dietas estrictas o ayunos). En caso de haberse excedido, la opción es volver a incorporar alimentos naturales y nutritivos desde el comienzo del día siguiente, realizando un desayuno con frutas, jugos naturales, yogurt o leche descremada y cereales integrales o tostadas de salvado. Es importante beber suficiente agua durante todo el día.
 
Conservar buenos hábitos alimentarios en esta época del año tiende a ser un desafío, pero esto puede ser posible planificando un menú saludable y rico para las fiestas, recordando llevar a la práctica los consejos aquí brindados.
 
Lic. Mariana Patrón Farías
Colaboradora del Comité de Prensa AADYND
 
Con revisión del Comité de Prensa AADYND
prensa@aadynd.org.ar