Copy
AADYND

 

COMUNICADO DE PRENSA - Mayo 2013

17 de mayo: Día Mundial de la Hipertensión  - "Para vivir con salud es bueno disminuir el consumo de sal" 

La hipertensión arterial  (HTA) es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular, y su prevalencia ha aumentado en los últimos años. La sal o cloruro de sodio (NaCl), ingerida en cantidad superior a la recomendada, aumenta el riego de desencadenar HTA.
   La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los adultos consuman menos de 5 gramos de sal por día. En las Américas, los promedios del consumo de sal van desde 12 gramos al día en Argentina, 11 gramos diarios en Brasil, a 8,5 a 9 gramos por día en Canadá, Chile y los Estados Unidos. (i)
   El estudio RENATA (REgistro NAcional de hiperTensión Arterial) aportó las siguientes cifras: en  4.006 individuos con una edad promedio de 43,7 años, la prevalencia de HTA fue del 33,5%, siendo mayor en hombres que en mujeres (41,7% vs. 25,7%). La prevalencia aumentó con la edad: del 11,1% en menores de  35 años al 68,5% en mayores de 65 años. Cabe destacar que el 37,2% desconocía su enfermedad; el 56,2% de los individuos hipertensos estaban tratados pero sólo el 26,5% de ellos se encontraba bien controlado. (ii)
 A la luz de estos datos, resulta necesario extender estrategias para disminuir el consumo de sal,  contribuyendo así a que el riesgo de padecer hipertensión arterial sea menor, o en caso de su presencia, mejorar el control. Según la Sociedad Internacional de Hipertensión se registran más de 8 millones de muertes a nivel mundial por hipertensión y por año.
El sodio es un mineral necesario para el organismo en pequeñas cantidades, y está presente naturalmente en casi todos los alimentos. Es imposible una alimentación “asódica” (sin sodio): sólo debemos evitar el consumo en exceso


La AADYND sugiere algunas estrategias para disminuir el consumo de sal:

  • Evitar salar cada paso del proceso de preparación de los alimentos: si se prepararan pastas con salsa, evitar agregar sal al agua, luego a la pasta, a la salsa y además una vez servido el plato. Salar un solo paso y agregar hojas de laurel al agua de cocción por ejemplo.
  • Probar el alimento antes de agregar sal.
  • Utillizar especias y hierbas aromáticas para saborizar las comidas: laurel, perejil, albahaca, orégano, ajo, cilantro, comino, ají molido, nuez moscada, mostaza en grano, pimienta, pimentón, romero, etc.
  • El sabor salado se educa: con paciencia y con el tiempo  el paladar se adecua al nuevo sabor cuando se disminuye la sal. Pruebe agregar condimentos como laurel, ajo, romero o albahaca a la botella de aceite en crudo, para realzar el sabor de las  preparaciones.
  • Utilizar moderadamente y en crudo, aceites con sabores específicos: oliva, uva, sésamo o maní.
  • Preferir alimentos naturales o frescos en lugar de envasados: para una salsa de tomate se recomienda utilizar el tomate fresco, ya que el tomate envasado contiene sal como conservante.
  • Disminuir el consumo de alimentos ricos en sodio: productos de copetín, aderezos, salsas envasadas, galletitas, embutidos, chacinados, hamburguesas, fiambres, alimentos en salmuera, caldos y sopas concentradas.
  • Consultar los rótulos de alimentos y bebidas, eligiendo los de menor cantidad de sal agregada.

 
En uno de sus mensajes, las Guías Alimentarias para la Población Argentina recomiendan “disminuir el consumo de sal”. Es posible comer con menos sal! Consulte a su nutricionista.
 
Lic. Karina  Vanesa Czaczkowski – Lic. María Beatriz Ravanelli
Comité de Prensa AADYND
Asociación Argentina de Nutricionistas prensa@aadynd.org.ar


CITAS:
 
iWashington, D.C., 12 de Marzo de 2013 (OPS/OMS)
iiSegunda Encuesta Nacional de Factores de Riesgo. Argentina 2009. Registro Nacional de Hipertensión Arterial. Conocimiento, tratamiento y control de la hipertensión arterial. Estudio RENATA 

 


 

Copyright © 2013 *|LIST:COMPANY|*, All rights reserved.
Email Marketing Powered by Mailchimp